Cada vez más podemos encontrar productos diferentes e innovadores en el comercio, y en el caso de la Navidad podemos encontrar regalos únicos para nuestros seres queridos.

Es muy importante que existan marcas que le apuesten al emprendimiento colombiano y apoyarlas en estas épocas. Sin embargo, más importante aún es desarrollar un espíritu de agradecimiento y de generosidad dándoles ejemplo a los más pequeños.

 

Una persona agradecida aprecia los pequeños detalles de la navidad aún más que los grandes. Está feliz porque puede disfrutar de un día más, porque puede pasar tiempo con sus seres queridos, porque las noches se llenan de luces y se oye el sonido de los villancicos.

 

Una persona agradecida no esta preocupada porque la cantidad de regalos que recibe sea proporcional a los que da y está pensando en qué más puede hacer para alegrar los corazones de los demás, porque su corazón está conforme con lo que tiene (así sea poco).

 

Hace poco sacamos un post con una lista de tips para escribir tu carta a Santa o al Niño Dios. Queremos invitarlos a grandes y pequeños a hacer este ejercicio, puedes bajar acá un IMPRIMIBLE GRATIS.

 

Este ejercicio invita a hacer una reflexión sobre “Las cosas buenas que hice este año”, es importante pensar en qué estoy dando antes de exigir recibir algo. El ejercicio también invita a que se interese por la persona a la que le está escribiendo, quitando la idea de que es un cajero automático y que detrás de estas cartas hay personas reales tratando de cumplir nuestros más profundos deseos de navidad.

 

Y más importante aún, el ejercicio propone que se pida algo por alguien más. Nuestra alegría se multiplica cuando disfrutamos de que no vamos a ser solo nosotros los únicos que vamos a tener un regalo con nuestro nombre debajo del árbol.