Las huertas urbanas tienen múltiples beneficios para ti, para el medio ambiente y para tu bolsillo. Peeero, ¿Cómo dar los primeros pasos? Aquí te lo contamos.

El clima, el espacio con el que contamos y la cantidad de sol que entra a nuestras casas es vital para saber cómo debemos desarrollar nuestra huerta urbana. No es lo mismo sembrar unos deliciosos ajís en clima frío que en cálido.

Así mismo, hay plantas que requieren muchísimas horas de sol para vivir, si tu apartamento, por ejemplo, solo recibe sol un par de horas al día es probable que al cabo de unas semanas estés de luto por alguna de tus plantas.

Por último, el espacio que tenemos disponible es clave para hacer una buena planeación que te permita tener plantas felices y al cabo de unos meses algunos alimentos, por ejemplo, si cuentas con un balcón podrías pensar en sembrar alimentos que requieren un espacio grande para desarrollarse como lo son la papa criolla o la lechuga, mientras que si cuentas con solo una ventana lo ideal sería cultivar plantas aromáticas que crecen en materas pequeñas sin problema.

En este punto se trata mucho todo de tu creatividad, las huertas urbanas tienen propósitos claros: fomentar la alimentación sana, fortalecer nuestra relación con el medio ambiente y ser una fuente de ahorros para quién las tiene. Por eso si no cuentas con una regadera o una matera no te desanimes, las botellas plásticas pueden ser una gran opción para ti.

Hacer una regadera con una botella plástica se reduce a hacer agujeros a la tapa y a llenar la botella con agua y ¡Tarán! Eco-Regadera así de fácil. Las botellas también pueden ser materas si siembras en ellas alimentos que no tengan raíces tan prominentes. En una botella en sentido vertical puede crecer una cebolla larga y en sentido horizontal puede crecer una lechuga. ¡Sí se puede!

Estas plantas son ideales para principiantes. La forma de riego que tienen, la luz solar que necesitan y el crecimiento que tienen hacen que sean plantas con las que será muy divertido comenzar.

Ver resultados en nuestras acciones es muy gratificante y estas plantas te permiten ver su crecimiento de principio a fin, te emocionarás con cada nueva hoja y poco a poco irás aprendiendo qué es positivo para ellas y cómo cuidarlas más asertivamente. Además, son deliciosas y serán una gran ayuda en tu cocina.

Para finalizar, queremos contarte que la mayor ventaja que existe en las hacer tu huerta urbana es que desarrollas el don de la paciencia. Normalmente vivimos vidas muy agitadas, llenas de preocupaciones o prioridades que requieren una solución inmediata y por ello nos frustramos fácilmente al tener que esperar.

Pero las plantas son un regalo para el alma, que te permiten saber apreciar un proceso, ver lo positivo en cada pequeño avance, te compromete de una forma sana con un objetivo y te conecta de otro modo con un aprendizaje vital que te será útil en muchos otros momentos de tu vida.