La ansiedad a causa del dinero es algo más común de lo que crees. Para muchas de nosotras puede ser todo un reto debido a la incertidumbre que rodea algunos aspectos de nuestra vida, como por ejemplo, la disponibilidad de trabajo, la economía de nuestro país, nuestros ahorros personales o en lo que decidamos invertir.

Por eso hoy queremos compartir contigo algunos consejos que podrían serte útiles a la hora de lidiar con tus finanzas.

1. Separa tus emociones de tus decisiones financieras 

No entres en pánico. Uno de los primeros pasos para manejar el estrés

financiero es separar los momentos en los que estás abrumada de los momentos en los que tomas acción. ¿Te estás sintiendo muy estresada? A lo mejor no sea el mejor momento para tomar decisiones sobre tus gastos e inversiones. Llama a una amiga, prepara un té o sal a caminar. Trata de tomar distancia entre el hallar soluciones para un problema financiero y el estar en un estado constante de emocionalidad.

2. Revisa tu presupuesto

Fíjate en dónde puedes recortar gastos, haz una lista de tus gastos diarios. ¡Cada peso cuenta!, revisa a qué puedes meterle menos dinero y a qué, definitivamente, puedes cortarlo del todo.

3. Considera el refinanciamiento

Refinanciar tus deudas puede ser una opción que te ayude a disminuir tus pagos mensuales , sin embargo, es importante saber a largo plazo como esto afectará el total de lo que debas pagar. Revisa muy bien las condiciones de tus créditos/préstamos e investiga si existen otras alternativas (bancos/créditos) para pagar tus deudas presentes y pasarte a un proceso en el que tus intereses y/o cuotas sean menores.

4. Conoce aspectos fundamentales de las finanzas

Cuando estas pasando por momentos estresantes con el dinero es una buena idea revisitar los básicos de las finanzas. El conocimiento verdaderamente es poder, y de nuevo, parte de separar tus acciones de tus emociones es armarte de conocimiento sobre finanzas.

Esto significa no ignorar tus facturas, notificaciones, extractos y llamadas del banco sin importar que tan abrumadoras puedan sentirse. También significa estar súper clara sobre las condiciones a las que aceptas a la hora de pagar un crédito, saber cuándo se vencen tus facturas y cuáles son tus opciones para ajustar tus gastos e ingresos a corto plazo.

5. Dedícale tiempo a las discusiones sobre finanzas en tu hogar

El estrés financiero puede llegar a sentirse muy abrumador, casi como si consumiera cada aspecto de tu vida. Especialmente cuando estamos en pareja, es posible llegar a permitir que nuestras preocupaciones financieras permeen muchos aspectos de nuestro hogar.

Algo que podría ayudar a mitigar el constante estrés financiero en el hogar es sentarte con tu pareja y cuadrar en su planner tiempos específicos en donde activamente trabajen para encontrar soluciones financieras, así, podrán plantear límites y convivir de una forma más tranquila en su hogar.

6. Piensa en nuevas oportunidades

Nuestro instinto en tiempos de incertidumbre financiera es pensar inmediatamente en nuestros gastos y ese lado de nosotras que ama comprar, pero, el bienestar de nuestra estabilidad financiera también tiene dos caras como una moneda.

Debemos pensar en que también existen oportunidades de mejorar esta área con el dinero que ganamos/ya gastamos/o por otros medios.

¿Existe la posibilidad de hacer un poco de trabajo extra para subir nuestras ganancias? ¿Existe algo que podríamos considerar revender? ¿Es momento de revisitar la idea de empezar un nuevo negocio?

Innovar en nuestras oportunidades de ingreso puede ser muy desafiante cuando los tiempos son duros, pero a veces, de la necesidad pueden nacer nuevos caminos creativos para nuestras vidas.

7. Traduce tu estrés en acciones específicas

Bien utilizadas, nuestras emociones pueden ser una gran herramienta financiera que nos impulse a la acción.

Cuando sientas que el estrés financiero empieza a acechar ¡Agarra tu libreta y un lápiz! ¿Qué es exactamente lo que te tiene preocupada?¿Cuál es la acción más inmediata que puedes hacer para traer claridad a tus finanzas? ¿A quién debes pedirle ayuda en esta acción?

Hablarte a ti misma sobre un plan estructurado con preguntas puede guiarte por un camino hacia las soluciones en vez de preocuparte sin llegar a ningún tipo de solución.

8. Piensa en el peor escenario y ¡Planea!

Entendemos que puede ser aterrador, pero pensar en el peor escenario y saber qué pasos has de seguir en una situación así puede resultar muy tranquilizador. Por ejemplo, ¿Estás preocupada por perder tu trabajo? Bueno, digamos entonces que lo perdiste. ¿Qué vas a hacer ahora? ¿Cómo vas a empezar a buscar un nuevo empleo? ¿Necesitas mudarte? ¿Cómo harías el balance entre tus ahorros y gastos? Piensa en ello como un plan personal de emergencia.

9. Revisa tus planes de ahorro a largo y corto plazo

Los ahorros a largo plazo deben ser solo eso: a largo plazo. Cuando estas invirtiendo en metas distantes, es importante permitirte demorarte en ello lo necesario, no necesitas el dinero ya mismo, por eso es un ahorro a largo plazo.

Importante es que tengas claro que este es un dinero al que no debes tener acceso por varios años y que este no debe ser parte de un fondo para gastos de emergencia. Este tipo de gastos deben ser sacados de tus ahorros a corto plazo o mantener un pequeño ahorro aparte que te ayudará en tiempos de dificultad.

10. Habla sobre tus preocupaciones ¡Pide ayuda si lo necesitas!

Todos hemos tenido distintos tipos de estrés financiero en algún momento de nuestras vidas. Guardar nuestras preocupaciones y lidiar con ellas en la privacidad puede sumarle un nuevo nivel de dificultad a los problemas.

Encuentra a una persona de tu completa confianza con la que puedas compartir algo de tus preocupaciones. No te avergüences, ser más abiertos sobre nuestras dificultades crea un espacio para que nuestros seres queridos nos ayuden aportando soluciones o simplemente nos brinden el apoyo necesario para navegar el estrés de una forma más tranquila.

Sabemos que a veces las finanzas pueden ponernos patas arriba, por eso también queremos compartir contigo un super descargable:

¡una plantilla ahorradora! sabemos que te será muy útil.

Comentarios (0)

Productos agregados a tu lista de deseos