Como bien muchas ya saben, en Hojas somos fanáticas de todas las herramientas que nos ayuden a ser ordenadas, productivas y felices. Por eso, decidimos sumergirnos en la búsqueda de métodos y teorías que nos lleven a esas metas, y nos encontramos con un modelo genial para el buen manejo del tiempo: el “Modelo Eisenhower”. Originalmente, este modelo fue utilizado por el presidente Eisenhower, pero se popularizó gracias al autor Stephen Covey en su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”.

Según este modelo, todas las tareas pueden ser clasificadas según dos características: Primero, qué tan IMPORTANTE es la tarea, y segundo, en qué medida esta tarea es URGENTE o no. Teniendo estas dos variables en mente, se logra crear una matriz en donde podremos ubicar todas nuestras tareas, y según el lugar de la matriz en donde queden ubicadas, tomar algún tipo de ACCIÓN respecto a estas. 

Las tareas que sean tanto urgentes como importantes, son las que vamos a priorizar como # 1 y son las que debemos realizar cuanto antes.

Las tareas que son urgentes, pero no importantes, las ubicamos en el # 2 de las prioridades, y son las tareas que debemos delegar. 

Las tareas que son importantes pero no urgentes, serán la prioridad # 3, y son las que vamos a programar o agendar dentro de nuestro calendario para cumplirlas en un periodo de tiempo establecido. 

Las tareas que no son ni importantes ni urgentes, van a ser la prioridad # 4, y son las tareas que vamos a dejar en stand by para cumplir luego.

Seguramente, muchas veces nos encontraremos con tareas difíciles de clasificar, porque lo que para unas personas puede resultar “urgente” o “importante”, para otras personas no lo sea.Y esto tiene que ver con que en el mundo real, existen otras variables a considerar cuando pensamos en esta matriz, como por ejemplo: El esfuerzo que requiere realizar alguna de estas tareas, o los recursos con los que contamos para hacerlas. Aún así, adaptar este modelo a las condiciones de cada quien, traerá muchos beneficios a la hora de organizarse y priorizar lo que sin duda alguna se va a traducir en un mejor manejo de nuestro tiempo.

Aquí te dejamos un ejemplo de matriz completa con el tipo de tareas que se “podrían” incluir en cada cuadrante, y la acción a seguir según la ubicación de las mismas. Recuerda que cada modelo es libre de ser adaptado como mejor te funcione. Esperamos que te sirva esta herramienta, y que logres un mejor manejo de tu tiempo para ser más productiva y feliz.